top of page
  • Miguel Angel Cardona

Reglas para la jornada

Siguiendo con la idea de Rolf Dobelli sobre contabilidad mental, reflexionaba sobre las reglas con las que me he formado criterios para mi día a día. Algunas ya tienen algunos años conmigo, otras algunos meses y veo su impacto positivo en retrospectiva. Te las comparto esperando que alguna de ellas te sea de valor:

Es mejor esperar, que hacer esperar

Llegar a una cita al menos 15 o 20 minutos antes no solamente causa una gran impresión a quien te recibirá. También te da un tiempo clave para relajarte, enfocarte y si lo requieres hasta avanzar de forma flexible en alguna llamada. O bien podrías aprovechar ese margen de tiempo para conectar con alguien que te anime. O simplemente puedes visualizar como irá la cita para sentirte más en control y seguro del resultado.

Agua o té, bebidas predominantes

Me doy cuenta que algo tan simple como la decisión de que vamos a beber determina nuestra capacidad de energía y enfoque. Por años he sido fan del té y en cualquier época del año me relaja y ayuda a disfrutar mis actividades. Y el agua cuando comparo con otras bebidas es el mejor medio para equilibrar funciones vitales que conozco.

Para esperar, siempre tener algo que leer

Navegar en redes sociales nos puede poner en piloto automático con mucha facilidad. Cuando hay una pausa o espacio de espera, vale la pena que sea una pausa intencional, lo que en otro trabajo llamábamos pausa activa. Por eso trato que ante cualquier lapso de espera aprovechar para 2 o 3 páginas de lectura de forma física o electrónica. Así alimento a mi cerebro y a mi caja de herramientas para solucionar problemas.

¿Cuáles son algunas de tus reglas operacionales para tu día a día?


Cadena de publicación 131/136

Image by fancycrave1 from Pixabay

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page