top of page
  • Miguel Angel Cardona

Errores son lecciones

Cualquier evento y sus resultados siempre tienen algo que enseñarnos. El que algo no resulte como lo planeamos, ya sea por nuestra influencia o la de circunstancias adicionales, puede convertirse en una gran oportunidad. El secreto está en extraer los aprendizajes tanto de los aciertos como de los fallos.

Debemos entender que son pocos los errores fatales y no reversibles en lo personal y en lo profesional. En la mayoría de los casos si no podemos retomar el camino original, se abren alternativas para seguir creciendo y mejorándonos. Entre las preguntas que valen la pena para esa reflexión podríamos plantearnos las siguientes:

  • ¿Qué hice de acuerdo a mis planes? ¿Qué no hice de acuerdo a mis planes?

  • ¿Qué circunstancias me alejaron de mi planeación original?

  • ¿Qué debo seguir haciendo para mejorar mis resultados? ¿Qué debo dejar de hacer?

  • ¿De qué personas o eventos similares puedo aprender para cambiar mi realidad a futuro?

  • ¿Cómo puedo anticipar más las circunstancias que me fueron desfavorables en futuras ocasiones?

  • ¿Qué conocimientos o capacidades me faltaron para resolver mejor este problema? ¿Cuáles debo priorizar para prepararme mejor?

El punto clave de la reflexión es hacernos más conscientes y más competentes. Porque un error es parte natural de los procesos de aprendizaje, innovación y evolución tanto de personas como de empresas. Lo que no debe suceder es que esos errores se repitan porque no generamos los espacios de aprendizaje para aprender gracias a ellos.

Cadena de publicación 83/77

Image by Jan Vašek from Pixabay

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page