top of page
  • Miguel Angel Cardona

El cambio intencional y multiplicador

De manera enfocada debemos buscar cambios diarios para:

  1. Ser más competentes en nuestras actividades; asegurando más calidad en ellas.

  2. Ser más efectivo en nuestras actividades; asegurando el logro de los resultados que planeamos.

  3. Ser más receptivo a la realidad de nuestro entorno; entendiendo mejor y buscando siempre fuentes más relevantes para apoyar nuestras decisiones.

Los cambios que vemos cada día en nuestro equipo y en los actores que nos acompañan son un reflejo directo de nuestra apertura a reinventarnos.

En la medida que buscamos con intensidad el cambio, de la misma forma contagiamos el sentido de urgencia en nuestro equipo para estar con el máximo sentido de alerta.

Así como debemos cambiar en estos frentes; hay áreas de nuestra vida que deben ser el verdadero norte. Si somos consistentes en cuidar estos pilares de nuestro carácter sabremos reaccionar de forma constructiva ante las crisis.

¿Qué es lo que debemos proteger?

  1. Nuestros principios pues mantienen nuestra coherencia y nuestra credibilidad.

  2. Nuestra disposición a aprender pues eso alimenta nuestra innovación y nuestra capacidad de impactar positivamente.

Y debemos cambiar antes que las industrias o empresas nos obliguen a ello. Es mejor ser los pioneros que estemos creando las oportunidades. De esta forma también enseñaremos a nuestro equipo a ver las posibilidades por sobre las limitaciones. Cambiar de esta forma es cambiar con rumbo, sabiendo que el presente que estamos modelando hoy conecta varios puntos hacia adelante para un futuro de mayor impacto.

Cadena de publicación 160/207

Imagen de OyeHaHa en Pixabay

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page