top of page
  • Miguel Angel Cardona

Hombros de marfil

Una de las historias más interesantes que escuché sobre el emperador Marco Aurelio es sobre un sueño que tuvo antes de asumir el trono como emperador. Ryan Holiday, autor de varios libros sobre estoicismo, refiere en uno de sus capítulos de podcast que Marco Aurelio no quería ser emperador. Cabe mencionar que él llega al poder por intercesión de los emperadores Adriano y Antonino. Este último adoptó a Marco Aurelio por lo que no era heredero al trono por línea natural de sucesión.

 

Tras haberse formado con mentores estoicos como Rústico, Marco Aurelio tenía conocimientos y capacidades para asumir liderazgos. Sin embargo, Holiday comenta que el reto de ser emperador le preocupaba. La noche previa a su coronación, Marco Aurelio soñó que tenía hombros de marfil. Esta imagen le hizo entender que tenía la fortaleza necesaria para asumir responsabilidades.

 

Creo que es un episodio muy valioso para alimentar nuestra confianza en el liderazgo que cada uno podemos ejercer. Cada día nos presenta pruebas: ¿Hacemos lo que nos es más cómodo o hacemos lo que sabemos que es prioritario? ¿Reaccionamos de manera visceral o de forma reflexiva a los problemas? En cada decisión vamos demostrando y fortaleciendo nuestros hombros de marfil para alcanzar mayores alturas. Nuestra confianza en nosotros determina también nuestra disposición a los retos. Si estamos aquí es porque tenemos lo necesario para afrontar y superar pruebas.

 

Apoyémonos en nuestros hombros de marfil y construyamos una gran historia.

 

Cadena de publicación 367 / 525

Imagen de Julius Silver en Pixabay



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page