top of page
  • Miguel Angel Cardona

El burn-out existe

El día de hoy escuché en una charla que un empresario afirma que el burn-out (en inglés quemarse o desgastarse en exceso en término laboral) es solo algo mental. El empresario recomendaba a los alumnos que siempre debemos seguir empujando por más ritmo, más logros, más productividad.

 

No concuerdo con su apreciación. Los atletas de elite necesitan un tiempo de recuperación para estar en óptimas condiciones para una competencia olímpica. Después de toda una jornada de decisiones y retos la calidad de nuestras decisiones disminuye al igual que nuestra claridad mental. Hay estudios que señalan literalmente la existencia de una fatiga de decisiones lo que causa rendimientos decrecientes en nuestra efectividad. Podemos seguir trabajando pero eso no quiere decir que nuestras decisiones y acciones estarán al mismo nivel que cuando estamos frescos y despejados.

 

Si los dispositivos requieren un ciclo de recarga, ¿Por qué no habríamos de requerir lo mismo los seres humanos? No olvidemos que nuestro cuerpo con todas sus herramientas es único. Muchas de nuestras funciones no son sujetas de un trasplante. El dar ciclos de descanso y recuperación debe considerarse una inversión estratégica de tiempo. Conforme establecemos nuestros horarios debemos tener igualmente límites de trabajo para que nuestro cuerpo pueda recuperarse en beneficio de nuestra vida personal y profesional.

 

De lo contrario veremos que el burn-out existe y si sus efectos se quedan con nosotros a largo plazo, será lo más indeseable para quienes nos rodean igualmente.

 

Cadena de publicación 343 / 494

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page