top of page
  • Miguel Angel Cardona

Pre-graduación

En unos días estaremos celebrando una nueva graduación de alumnos de preparatoria, carreras profesionales y programas ejecutivos. Siempre es un momento que provoca una reflexión sobre quienes recibirán sus grados y sobre nuestras propias acciones. Los futuros graduandos estarán requerirán más claridad que nunca para sus siguientes etapas de vida. Hoy, en un mundo de exceso de información y estímulos necesitamos conceptos y acciones que nos mantengan en la ruta que mejor sirva a nuestro propósito. Les comparto un par de ideas para lograr esto:

Ten cerca a las personas más importantes en tu vida y a tus valores

Las personas más importantes forman tu ¿Por quién? o ¿Para quién? hacemos las cosas. Cuando tenemos esas imágenes o voces acompañándonos sentimos un compromiso para rendirles cuentas. También esas personas forman parte de nuestra inspiración para sobreponernos a los retos. Es importante verlas, escucharlas, recordarlas pues su esencia es alimento puro para el alma.

Y nuestros valores son nuestros límites de control, usando un término de calidad. Nuestros valores nos ayudan a actuar con coherencia y nos facilitan la toma de decisiones. No debemos olvidar que nuestros valores también construyen nuestra reputación. Por eso, actuar de forma consistente conforme a ellos debe ser una prioridad así como revisar que siempre sirvan a nuestra mejor versión.

Evalúa tus acciones sobre el impacto que tienes para agregar valor a los demás.

Un buen amigo y mentor me dijo una vez "entre más grande sea el problema que resuelvas, en esa misma medida será el valor que recibirás por tu aporte". El recibir una educación universitaria o de postgrado nos prepara no solo en lo intelectual. Nos da verdaderas herramientas para la vida. Por eso debemos acercarnos a los demás y ofrecerles servir con nuestras capacidades. Debemos enamorarnos de un problema para configurar un producto o servicio que construya una mejor sociedad.

Y esta idea no está solamente enfocada al emprendimiento. Donde vayamos podemos medir nuestras acciones por cuánto bien provocamos en otros. Y no solamente podemos hacer eso con conocimientos. Podemos hacerlo con nuestras capacidades, nuestros recursos y nuestro carácter. Aportemos valor al ampliar la perspectiva a un compañero de trabajo. Aportemos valor al mostrar nuestra mejor vocación de servicio para fortalecer la cultura de nuestra empresa. Aportemos valor al mostrar nuestras fortalezas de carácter en nuestras relaciones para construir mejores diálogos.

Cadena de publicación 122/116

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page