top of page
  • Miguel Angel Cardona

Para liderar estemos dispuestos a enseñar


La semana pasada tuve uno de los mejores momentos en mi etapa como docente. El participar en las exposiciones finales de una empresa a la que impartimos un curso de habilidades gerenciales y ver las conexiones de conceptos que los ejecutivos-aprendedores hacían para proponer mejoras a su organización fue muy inspirador. Un líder sabe que está cambiando la realidad de una persona cuando puede ver que lo transmitido se interioriza y se aplica conforme a la experiencia de alguien más. Pude observar a personas de áreas operativas exponiendo con soltura temas de habilidades "blandas" como comunicación y negociación. Puede observar a personal administrativo adueñarse de conceptos como marcos estratégicos y de tomas de decisiones para proponer programas con fechas y responsables para potenciar el desempeño de la empresa. Ese es el mejor momento de un formador y creo que también es el mejor momento de un líder.

Cuando el equipo de trabajo o las personas que estás entrenando pueden diseñar intervenciones en la realidad de manera coordinada y clara; significa que el conocimiento ya está en una fase significativa dentro de cada uno de ellos. Esforcémonos por cuestionar; por proponer maneras en que nuestros alumnos o colaboradores estén usando el conocimiento para si mismos o para sus labores. Pidamos que nos expliquen el conocimiento adquirido en sus palabras; propongamos que lo puedan transmitir a alguien más. Enseñar algo nos obliga a ser más conscientes y más cuidadosos en como adquirimos e interpretamos el conocimiento. Esa exigencia intelectual nos hace más alertas y agudos para entender la realidad. Y dado que la actualización es un requisito clave para ser competitivos; estoy seguro que la labor de formar a los demás es un requisito y una prueba natural del ejercicio del liderazgo.




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page