top of page
  • Miguel Angel Cardona

Liderazgo positivo y consciente: ¿Qué es y qué no es?

Actualizado: 26 jun 2022

Hace algunos años tuve la oportunidad de tomar un curso llamado Liderazgo Humanamente Efectivo. El título podría parecer una obviedad ya que el liderazgo lo ejercemos las personas. Sin embargo, el componente humano puede quedar relegado cuando olvidamos las formas en las que nos comunicamos. Cuando perdemos de vista que cada compañero en nuestra organización tiene al igual que nosotros motivaciones y preocupaciones que son importantes; podemos ejercer un liderazgo autoritario que engendra miedo y desconfianza.


Recientemente he estado más cerca de conocimientos que hablan de un liderazgo positivo y consciente. En Tecmilenio incluso hay un programa dedicado a este tema en el área de postgrados. Fred Kofman, autor de la La Revolución del Sentido y La Empresa Consciente habla de conceptos como humildad, autenticidad y manejo de emociones para construir mejores entornos de trabajo. Todas estas ideas me llevan al pensamiento que el liderazgo no solamente es dirección e influencia. El liderazgo es conexión intencional enmarcada en la confianza y el reconocimiento del valor de cada persona en nuestro equipo. El liderazgo es claro en establecer los límites y expectativas de la empresa o proyecto que se gestiona. Con eso se genera transparencia sobre las decisiones y la forma de monitorear el desempeño.


El liderazgo positivo y consciente es la mejor expresión de nuestra humanidad ya que debe ser respetuoso de la ética y de los roles de cada miembro del equipo. Este liderazgo será previsor y abierto a escuchar porque sabe que así se potencia la cultura que a su vez impulsa el desempeño. Este tipo de liderazgo que pudiera parecer más lejano del modelo del jefe que solo da órdenes a espera de que se cumplan es más que pertinente para una economía digital, donde cada uno de nosotros tenemos más información y habilidades que aportar. Ser un líder humano, positivo y consciente nada tiene que ver con ser débil o complaciente. El liderazgo de este nuevo siglo es exigente al mismo tiempo que flexible para aprovechar los cambios del entorno. Es un liderazgo que en su constante sentido de adaptabilidad puede ayudar a tener organizaciones más resilientes y personas que al interior se encuentren más conectadas con sus valores.



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page