top of page
  • Miguel Angel Cardona

Lección de vida: El primer foco de nuestro liderazgo

Hace muchos años leí de John Maxwell que liderarnos a nosotros mismos es probablemente la tarea más titánica que existe. Nuestra naturaleza humana exige un ejercicio de constancia y compromiso para mantenernos en la ruta que necesitamos para el logro de nuestros objetivos. Independientemente que circunstancias externas pueden obligarnos a modificar nuestros objetivos; nuestro carácter y nuestra mente inquieta están sujetos a cambiar de curso a la menor provocación.

Por eso, hoy la inteligencia emocional es la base para un autogobierno efectivo. Este autogobierno nos permitirá aspirar a hacer realidad una lección antigua que pronunció Publilio Siro en los tiempos de la antigua Roma: "¿Quieres tener un gran imperio? Impera sobre ti mismo". Esta cita que encontré en el libro Mejor que nunca de Gretchen Rubin es el refuerzo perfecto para este compromiso diario. Si queremos beneficiar a los demás con nuestro conocimiento, capacidades y carácter, siempre busquemos la maestría sobre nuestro destino.

Cuando somos conscientes de nuestras conductas y reacciones, nos hacemos más perceptivos sobre estos elementos en los demás. Este ojo clínico y agudo nos da el regalo de una mejor gestión de nuestras relaciones. Ya sea para cultivar y potenciar vínculos, o para manejar de manera oportuna y cuidada una crisis; representa un gran beneficio para ser conectores naturales y perdurables con los demás. Y al final el alcance y la solidez de nuestras relaciones habla más que nada sobre la influencia de nuestro liderazgo.


Cadena de publicación 145/175

Imagen de svklimkin en Pixabay

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page