top of page
  • Miguel Angel Cardona

Hábitos post-comida

Nuestra jornada laboral nos indica el tiempo de comida como una pausa valiosa para recargar energías. También puede ser un momento de crecimiento y optimización de nuestro desempeño si lo aprovechamos conscientemente. Volver después de la comida de manera automática a las actividades sin un momento de recarga desperdicia una serie de opciones que nos pueden dar un mejor resto del día. Solo basta aprovechar unos minutos de manera intencional. Te comparto algunas ideas de qué hacer con este valioso tiempo:

Crear: Si acostumbras llevar un diario o bien tienes un blog disponible en tu dispositivo móvil; puedes cerrar tu comida con una nota de reflexión. Estarás estimulando tu cerebro y valorando lo que hayas aprendido en el día hasta el momento, o saboreando un logro.

Conectar: Puedes aprovechar para llamar a tu familia, a un amigo o a un mentor. Puedes generarle energía a alguien más al saludarlo y tú recibirás de vuelta una dosis.

Actualizar: Puedes aprovechar para revisar tu agenda con calma. Puedes asegurarte de marcar tus logros del día y priorizar las actividades de las próximas horas. Puedes tener claro como hacer una tarde ganadora una vez que has visto y decidido tu plan de juego del resto del día.

Reforzar tu mente y tu alma: Puedes tomar notas o revisar aquellas citas o frases que alimenten tu diálogo interno. Puedes aprovechar un momento para repasar afirmaciones que te pongan en un mejor estado anímico para tu siguiente junta o las tareas clave que atenderás.

Moverte: Terminar de comer con unos minutos de margen es una oportunidad clave para reactivar tu cuerpo. Caminar por unos minutos o subir escaleras pueden ser una buena opción para despejarte y favorecer tu digestión.

Cadena de publicación 138/144

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page