top of page
  • Miguel Angel Cardona

El éxito comienza en las cosas pequeñas

Hoy estoy leyendo un nuevo libro sobre el Coach John Wooden, uno de mis referentes favoritos de liderazgo. La obra que estoy leyendo se llama Coach Wooden's greatest secret: The power of a lot of little things done well. Este libro escrito por Pat Williams, ex-vicepresidente del equipo de Orlando Magic en la NBA, nos introduce al cuidado al detalle que marcó el Coach Wooden en sus jugadores.


Una de las lecciones favoritas que los jugadores recuerdan sobre el coach en los diferentes libros que narran su liderazgo, es empezar desde lo que se consideraría obvias. Antes de pisar la cancha, el coach llevaba a los jugadores al vestidor y los enseñaba a colocarse correctamente calcetas y tenis. Para él, estos dos elementos eran parte fundamental de un buen desempeño. Una calceta mal colocada podría generar arrugas que incomodaran la práctica pues podrían causar ampollas. Y un jugador con ampollas no podría estar disponible al 100% en un partido. Un zapato deportivo mal anudado podría ocasionar durante la práctica o el juego una caída que llevara a un esguince o una fractura.


El coach decía de acuerdo a Pat Williams: "En mi profesión, los fundamentos incluyen cosas triviales como anudar 2 veces las agujetas, ver que el uniforme esté bien colocado y asegurar la posición de cada jugador en un rebote de un tiro fallado. El perfeccionar las cosas pequeñas y hacerlas un hábito, determina que el trabajo se haga bien o pobremente". Estas palabras se pueden ver reflejadas en otras tantas lecciones del coach. Por ejemplo, el coach no permitía que sus jugadores utilizaran el pelo largo. Y les explicaba un racional impecable en esta decisión. El pelo largo generaría más transpiración que se vendría a la frente lo cuál podría obstaculizar la visión durante el juego. Además, para limpiarse el sudor, los jugadores usarían instintivamente las manos y teniéndolas húmedas, su manejo del balón sería potencialmente deficiente.


Todos estos ejemplos me llevan a la invitación a tener diariamente las cosas pequeñas a la vista. A valorar los detalles que si se atienden desde el principio construirán un gran potencial. De la misma manera, atender los pequeños detalle de alerta desde el principio mitigarán un riesgo en el equipo o a nivel personal. Por eso, no debemos olvidar en ningún momento el poder de las acciones pequeñas.


Cadena de publicación 257 / 379

Imagen de Varun Kulkarni en Pixabay


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page